Tratamiento de la incontinencia imperiosa

0
18

Cerramos la temática de los últimos post sobre la incontinencia imperiosa. Después de ver la caracterización clínica de esta enfermedad y las causas y síntomas asociados, hoy te mostramos las opciones de tratamiento de la incontinencia imperiosa.

La elección de una u otra vía terapéutica dependerá de las características del afectado y de la gravedad de los síntomas. Existen cuatro opciones principales para el tratamiento de la incontinencia imperiosa que pueden ser complementarias:

  1. Entrenamiento de los músculos del suelo pélvico y de la vejiga. Ejercicios y técnicas que contribuyen a la reeducación de la vejiga y al fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico.
  2. Tratamiento farmacológico. Algunos medicamentos empleados para tratar este trastorno urinario relajan las contracciones espontáneas de la vejiga (que producen las pérdidas involuntarias de orina) y ayudan a mejorar la función vesical.
  3. Cirugía. Existen diferentes técnicas quirúrgicas para el tratamiento de la incontinencia imperiosa que ayudan a que la vejiga almacene más cantidad de orina o alivian la presión sobre el órgano. No obstante, esta terapia se prescribe como última opción solo en personas que sufren demasiados espasmos y son incapaces de almacenar mucha orina.
  4. Cambios en el estilo de vida. Adoptar hábitos saludables para la vejiga es vital para el éxito del tratamiento de la incontinencia imperiosa. Éstos abarcan: beber suficiente agua pero no “del tirón”, evitar el consumo de alimentos que irritan la vejiga (café, comidas ácidas y picantes), no realizar actividades que puedan afectar negativamente a la uretra y a la vejiga (como el uso de jabones fuertes o los baños de burbujas).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here